Perder peso cuál es la mejor dieta

FARMAESTÉTICA & SPA

Farmaestética & spa en Palma de Mallorca
Perder peso cuál es la mejor dieta

Perder peso cuál es la mejor dieta

Perder peso cuál es la mejor dieta

Perder peso cuál es la mejor dieta comienza a apretar el solecito y como acto instintivo nos vamos quitando capas de ropa y llega el momento decisivo de probarse los pantalones cortos del verano pasado.
¡¡Mierda, no me pasa ni el dedo gordo por la pernera!!

Y claro, tiramos de la ayuda de Mr. Google “dieta para bajar de peso rápido, pero ya de ya ya ya ya de ya ehh”,
aparecen ciento y la madre de dietas. Pobre en hidratos, baja en grasa, cetogénica, proteinada, la del cucurucho.

y así hasta el infinito y más allá. ¿Pero cuál es la buena para Perder peso?

Empecemos por la gran pelea de todos los tiempos “Baja Hidratos de Carbono” vs “Baja Grasa”.
De primeras podemos dar el combate como nulo, porque ninguna es superior a la otra,
no hay evidencias de que seguir una dieta baja en hidratos de carbono frente a una baja en grasas conlleve una mayor pérdida de peso y viceversa.

Pero si podemos romper una pequeña ramita a favor de las pobres en hidratos, podemos afirmar que suponen una mejora en el perfil lípido,
se produce una disminución de los niveles de colesterol LDL (el malo) y triglicéridos,
lo mismo ocurriría si tu alimentación fuera rica en verduras, hortalizas, frutas y legumbres (de ahí lo de la ramita).

Ahora bien, tampoco son dos dietas fáciles de llevar, ¿de qué me sirve poder usar aceite de oliva virgen extra a chorros si no tengo una pobre triste tostada que inundar? o ¿de qué me sirve poder comer un plataco de arroz, si solo me lo puedo comer blanco sin añadir nada más?

Uno de los aspectos importantes de una alimentación es la adherencia a ella,
por muy buenos resultados que me pueda ofrecer la dieta, sino no son platos apetecibles y sencillos de preparar fracasaré estrepitosamente.

Otro de los pesos pesados en lucha cuerpo a cuerpo contra la pérdida de peso son las dietas proteinadas,
también pueden ser conocidas como Dukan, método PronoKal®, cetogénica, etc.

Estas se parecen mucho a las dietas bajas en hidratos de carbono, pero con una restricción mucho más bestia en estos y muy altas en proteínas.
En su defensa, sabemos que no se ha establecido un límite superior de ingesta para las proteínas.

Muchas de estas dietas se suelen proponer con un plan dietético que debe seguirse a rajatabla,
en el que se suministra al personal con packs o bolsas con los alimentos que deben de comer,
y ya te puedes imaginar que baratito no es, como por ejemplo un pan proteico, 15 rebanadas 10€ (1,5€ la rebanada lo que te cuesta un plato de lentejas).

Además son capaces de soltar estas perlas en sus webs, que recojo textualmente:

En tal contexto de dietética médica, en el que todo empleo inadecuado puede tener consecuencias graves,
la ética profesional lleva a vender estos alimentos única y exclusivamente bajo prescripción médica.

Que yo sepa, aún no se necesita una receta del médico para ir a comprar el pan o el uso de “dieta médica”,
término que no aparece definida en ningún tesauro, manual, guía o consenso de obesidad

Por tanto ¿estas dietas funcionan para Perder peso?

Sí, porque son dietas muy bajas en calorías, por ejemplo es el caso que ocurre en la etapa de adelgazamiento del método PronoKal®,
cubre solamente el 30,5% de las necesidades energéticas asociándose a muerte súbita por arritmia cardíaca, inflamación hepática, fibrosis portal y cálculos biliares.

Es decir que si hiciéramos la dieta del chorizo y esta consistiese en comer  solamente 5 chorizitos al día obtendríamos el mismo resultado.

Además este tipo de dietas promueve un elevado consumo de carne roja tanto como a medio y largo plazo, esto se relacionaría con un posible aumento de peso y del perímetro abdominal (evidencia nivel 2+)  y al mismo tiempo de un claro aumento en el riesgo de diabetes tipo 2 y de mortalidad total.

Y no cabe decir que todos estos tipos de dietas no funcionan a largo plazo produciéndose un un weight cycling, el famoso efecto yo-yo.
Así que la verdadera causa de nuestra gordura no tiene nombre de nutriente, sino de alimentos.

Deberíamos enfocarnos a evitar alimentos superfluos en exceso y que además desplazan a los alimentos de interés en nuestra dieta.
Ni grasas, ni hidratos; señalemos a dulces, bollería, refrescos, harinas refinadas, embutidos, bebidas alcohólicas.

Teniendo esta perspectiva clara, como dice la investigadora Sherry Pagoto​,
hay que dejar de buscar dietas perfectas (a nivel de nutrientes) y centrarnos más en cómo podemos hacer que la gente sea fiel a sus planes de alimentación.

Pedro Marimón Cladera
Licenciado en Farmacia
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
nºcol: IB00130
Nutricionista en MarimonTCuida

BIBLIOGRAFÍA

Basulto Marset, J., Manera Bassols, M. and Baladia Rodríguez, E. (2012). Dietas hiperproteicas o proteinadas para adelgazar: innecesarias y arriesgadas.
Dieta Dukan y método PronoKal® como ejemplo. FMC – Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 19(7), pp.411-418.
Resumen del consenso FESNAD-SEEDO:
recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos. (2012). Endocrinología y Nutrición, 59(7), pp.429-437.
Baladia, E., Manera, M. and Basulto, J. (2008).
Las dietas hipocalóricas se asocian a una ingesta baja de algunas vitaminas: una revisión. Actividad Dietética, [online] 12(2), pp.69-75.
Available at: https://www.researchgate.net/publication/45634922_Las_dietas_hipocaloricas_se_asocian_a_una_ingesta_baja_de_algunas_vitaminas_una_revision.